sábado, enero 25, 2014

Magnéticos como identificadores de vehículos o como promocionales

Hay el en mercado local tres calibres disponibles (quizá 4, con el 12), pero aún cuando los costos beneficien a uno de ellos más que a otro, lo importante es la aplicación que se le dará y las condiciones de la superficie donde se usará, para determinar la conveniencia o no, de uno u otro.

Calibres disponilbes: 12, 15, 20, 30

El calibre 12 suele ser muy delgado y con tendencia a curvarse hacia afuera en los bordes, lo que limita o dificulta el magnetismo. Puede ser usado como magnéticos promocionales en enseres del hogar. En el taller, su manipulación y corte es fácil, justamente por su grosor. No es aconsejable como soporte de promocionales u objetos adheridos a él, por su poca resistencia magnética, a menos que se usen piezas acordes a las dimensiones del objeto.

Tanto el calibre 15 como el 20 tienen propiedades y aplicaciones muy similares y el grosor es apenas notable a simple vista o tacto. Pueden ser útiles como promocionales y como soporte de objetos cuyo peso esté en relación al magnetismo que poseen. Cuando se usa para identificar vehículos, lo ideal es sar los grosores 20 y 30 que tienen algo de rigidez que favorecen su uso para ese fin.

El calibre 30 es el más aconsejable para la identificación de vehículos, juntamente con el calibre 20, como hemos mencionado, pero tiene un plus: cuando los vehículos hayan sido restaurados (enderezados) y tengan abundante masilla debajo de la pintura, el magnetismo se ve limitado para los calibres 15 y 20. En esos casos, definitivamente la solución pasa por este calibre, que igual, es perfecto como soporte de libretas o blocks de notas con algo de peso.

Todos los grosores son troquelables y resinables y pueden imprimirse por serigrafía directa o aplicando película de corte. La impresión digital directa se limita a escasos equipos y la solución común combina impresión digital sobre autoadhesivos que luego se aplican sobre el magnético.

Aspectos a considerar al usar magnéticos en vehículos:

Las portezuelas o áreas del vehículo que tengan curvaturas pronunciadas o autoadhesivos que muestren alto relieve, sobretodo si están en línea horizontal con respecto a la dirección de avance del automotor, son un impedimento para usar magnéticos, porque esos espacios permiten la entrada de corrientes de aire que con seguridad harán que la pieza se desprenda y quede abandonada en carretera (con excepción de equipos estacionarios o tractores), pero si se trata de una abolladura que queda totalmente cubierta por el mangético, no es problema.

Por naturaleza, los magnéticos suelen atraer partículas ferrosas, así que lo aconsejable es lavar el lodo y asegurarse de que no haya arena en el espacio a colocar. Si la pieza cae al suelo, igualmente hay que asegurarse de quitar las partículas. La razón es obvia: si hay arena o partículas de hierro en los mangéticos, tanto al poner como al quitarlos, existe la posiblidad de deslizamiento sobre la superficie que puede dañar la pintura del vehículo.

Por último, lo ideal es cuardar las piezas en pares y en plano Si es preciso enrollar, que sea hacia adentro y no hacia afuera, es decir, que al enrollarse, la cara magnética tenga contacto con la cara impresa y no al revés, de esa manera al desenrollar, la "memoria" del material no afecta la colocación, lo que sí sucedería si se enrolla en sentido contrario.

Para más detalles e información, contáctenos.